¿Por qué Constellation Brands se queda en Mexicali?

Mexicali, Marzo 14- Agua, proveedores y cercanía con el mercado norteamericano, son los motivos por los que la firma cervecera Constellation Brands eligió y se quedará en Mexicali, luego de que la construcción fue suspendida durante diez días por el gobierno municipal por presuntas irregularidades que fueron solventadas por la empresa dueña de las marcas de Grupo Modelo en Estados Unidos.

El gerente de la planta de Constellation Brands en el Valle de Mexicali, Jorge Alberto Burgos Neri, aseguró que esta ciudad ofrece muchas bondades, entre ellas acceso al agua y la posibilidad de abastecerse de proveeduría local.

Burgos estuvo como invitado especial en la reunión del Grupo Madrugadores de Mexicali que coordina Fernando Miranda Roldán, ahí explicó las razones de la instalación de la planta cervecera de origen estadounidense en esta capital.

Indicó que Mexicali es una de las ciudades que se encuentran más al norte del país, lo que le da cercanía con su mercado natural que es Estados Unidos, además tiene disponibilidad de agua la posibilidad de conseguir 50 % de la proveeduría, mientras que en el resto del estado obtendrán 20 % más, en el país otro 10 %, mientras que 20 % restante es de importación, ya que en México no existe industria de la cebada maltera que requieren para su producción.

“Es una empresa que viene a establecerse por muchos años en Mexicali”, aseguró.

Antecedentes de la construcción

El pasado viernes se dio a conocer que la cervecera cumplió con todos los requisitos para construir la nave industrial en el Valle de Mexicali, según los expedientes del ayuntamiento sobre la expedición de licencias y permisos para construcción, de acuerdo con la síndico procurador Blanca Villaseñor Pimienta.

La compañía extranjera entregó toda la documentación, incluido el Manifiesto de Impacto Ambiental, en mayo de 2016 y en febrero de este año. En el caso del permiso de uso de suelo, es para actividades industriales en un área de 40 hectáreas que abarca solamente la primera de las 40 naves industriales que proyecta construir Constellation Brands en el ejido Choropo del Valle de Mexicali.

Y es que hace casi tres semanas el Congreso local exhortó al alcalde Gustavo Sánchez a suspender las obras de la Constellation para determinar la existencia y validez de los permisos de uso de suelo y construcción y que incluya en la norma que fija la ley, por lo que el cabildo le aplicó una suspensión de 10 días (plazo que venció el viernes 10 de marzo).

La Asamblea del Pueblo de Mexicali se pronunció por cancelar la planta porque, dijo, consumiría un gran porcentaje del agua del río Colorado que se destina a la producción agrícola.

Las pérdidas

Constellation Brands perdió entre 10 y 15 millones de dólares durante los 10 días que fue suspendida la construcción de su planta cervecera. El gerente de la planta, Jorge Burgos, dijo que desde el lunes 13 reinició la construcción y aprovechó para lanzar un exhorto, tanto a autoridades estatales como municipales, a actuar con responsabilidad y a contar con pruebas, o alguna justificación, en caso de decidir frenar la obra.

Dijo que acciones como la suspensión impactaron un proyecto que significa una inversión de mil 400 millones de dólares para el estado, además de los beneficios por la contratación de proveeduría.

La compañía perdió entre 1 y 1.5 millones de dólares por día, entre nómina y pago de servicios, pero además frenaron el trabajo de unos 700 empleados, además del impacto de quienes se miraban beneficiados, desde los restaurantes hasta hoteles.

El gerente de Constellation Brands en Mexicali afirmó que, sumado a lo anterior, con la suspensión retrasaron el arranque de operaciones, lo que también tendrá un impacto, ya que tienen una fecha fija por contrato. Esperan iniciar con la producción en su primera etapa en 2019 y la segunda en 2021.

Durante la primera etapa la planta producirá 5 millones de litros de cerveza, mientras que para la siguiente esa cifra se duplicará.

El gerente negó que la empresa vaya a acaparar el líquido y explicó que anualmente sólo se utilizaría 0.3% del agua que recibe el Valle de Mexicali, ya que tienen una proyección de uso durante la primera etapa, de 1.75 millones de metros cúbicos y durante la segunda de 3.5 millones, hasta alcanzar los 7 millones.

 

Con información de La Voz de la Frontera, El Economista y La Jornada

Imágenes vía web

Redacción

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciocho − uno =

Volver arriba