Negociación rusia-ucrania podría dar giro a conflicto bélico

Martes, 01 Marzo.- La invasión a Ucrania por parte de Rusia debe ser condenada; no hay forma de justificarla. No obstante, la convocatoria al diálogo y la realización de un primer acercamiento es una buena señal y se debe seguir apostando a la diplomacia multilateral, coincidieron académicos del Centro de Relaciones Internacionales, de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM.

En la mesa de debate sobre el Conflicto en Ucrania, Alejandro Chanona Burguete dijo que los significados de esta crisis y la guerra injusta implican el tema político, porque Vladimir Putin, presidente de Rusia, tiene un proyecto que va más allá de la seguridad regional y con el cual pretende alzar a su país como una potencia capaz de contrapesar a occidente y, en particular, a Estados Unidos, específicamente en materia militar.

El mandatario, añadió, invita a valorar si estamos frente al nacimiento de un nuevo balance de poder; siempre estuvo convencido de la invasión, bajo el planteamiento del interés nacional de su país. “Creo que hay un dejo de sentir que Ucrania les pertenece, y proyecta una visión al margen del Derecho Internacional y de la diplomacia”.

Ante ese escenario, sostuvo, China ha sido prudente al tratar de no descalificar, pero tampoco de dar su apoyo decidido a Putin; el gigante asiático es un gran jugador en esta nueva balanza de poder y el futuro de las armas nucleares.

“Todo indicaría que el presidente ruso no va a descansar hasta derrocar al gobierno de Zelenski; no concibe la posibilidad de que Ucrania se sume a la Unión Europea ni que sea parte de la Organización del Tratado del Atlántico Norte”, añadió.

No estamos ante una nueva Guerra Fría, continuó, pero sí frente a una crisis de las instituciones internacionales liberales que no han podido traer a la mesa de negociación a Putin.

Para Carlos Ballesteros Pérez la situación que se vive en Ucrania es delicada y trágica, “algo que nadie quería ver”, y más que un error del presidente ruso, es un crimen. “Vemos no sólo un movimiento militar, sino un cambio mayor que corresponde a la evolución del sistema internacional contemporáneo”.

Se trata del regreso de la política de las grandes potencias, donde Rusia plantea retos mayores en materia de geopolítica y de la capacidad institucional para hacer frente a la crisis representada por esta invasión. Se ha establecido una especie de triángulo del cual forman parte Estados Unidos, como potencia principal; Rusia, como regional y militar; y China, global emergente.

Ya ha habido un esbozo de negociación, un primer acercamiento entre las partes, para buscar a través del diálogo una salida al conflicto, interesante porque el planteamiento original de Vladimir Putin era que solo la habría si el ejército ucraniano abandonaba las armas. “A cinco días, ya hay un punto de encuentro para establecer pautas de solución para este conflicto”; el encuentro podría favorecer un cambio en su trayectoria.

Al hacer uso de la palabra, Adán Rodríguez Pérez apuntó que la conflagración no es únicamente entre esas dos naciones, sino mediático, y en las visiones de occidente y Rusia. El mandatario ruso expuso una serie de puntos para justificar su estrategia, en los cuales se fundamenta una cuestión histórica: Ucrania constituye un punto de su identidad.

Putin, opinó, no busca proyectar una guerra a largo plazo, porque sería muy costoso y su país no es muy fuerte en términos económicos. Además, las sanciones en rubros comerciales y financieros afectarán su economía.

El experto estimó que el primer acercamiento entre las partes es una buena estrategia; veremos si tiene éxito o no, porque puede ser una medida dilatoria para proseguir la ofensiva. “El presidente quiere reforzar el bloqueo de la capital, aislar a las fuerzas ucranianas y acometer la caída del régimen en su país vecino. Quiere poner un régimen más afín a los intereses de Rusia y evitar que Ucrania forme parte de la OTAN”.

En tanto, Guadalupe Michelle Balderas Escutia mencionó que se vive una situación crítica; una vez concluido el primer acercamiento entre las partes, se ha prometido una segunda ronda de negociaciones en los próximos días. Uno de los objetivos primordiales de dichos encuentros será el cese total al fuego en territorio ucraniano. “Es un momento delicado”.

Mientras, las sanciones económicas contra los rusos ya han comenzado a ocurrir, con las implicaciones que tendrán para la población y el gobierno. Ellos mismos las califican como las más grandes en la historia de su país. En este contexto, el tema energético se verá afectado de manera importante.

En la sesión moderada por Genaro Beristain Aguilar, Talya Işcan afirmó que se puede descartar el discurso y la posibilidad de expansionismo ruso. Más bien se trata de una reacción defensiva; “el discurso del imperialismo que viene desde la historia, no aplica en esta ocasión”.

Lo que está pasando, opinó, es una guerra entre dos potencias principales, Estados Unidos y Rusia, pero en tierras ucranianas. Hoy “estamos en una crisis mundial que surgió de un conflicto regional, pero que se agravó dado que se hallan involucrados muchos actores fuera de la región”, principalmente la Unión Americana. No se debe buscar un culpable ni caer en el fanatismo de la bipolaridad mundial; los posibles problemas humanitarios que van a surgir y los flujos migratorios, nos pueden llevar a un escenario todavía más drástico que el actual, concluye el comunicado.

Rene Sánchez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

4 × tres =

Volver arriba