Inicio del programa de vacunas de México es desastroso: The Guardian

Rodolfo pasó hora tras hora tratando de registrar a su anciana madre para la vacunación Covid-19 a través de un sitio web del gobierno mexicano, solo para que el programa de vacunas fallara repetidamente.

“Pasé tres días peleando con el sitio web”, dijo. “Mi mamá no habría podido hacerlo sin mí”.

Después del lanzamiento del programa de vacunas el martes, millones de adultos mayores de 60 años que intentaron registrarse recibieron un mensaje de error durante días y días. E incluso cuando se cargó la página, otros usuarios informaron más demoras mientras una agencia gubernamental separada verificaba los números de identificación oficiales, solo para enviar un mensaje de “Sin respuesta”.

Muchos países, incluidos Canadá y los estados miembros de la UE, han tenido dificultades para implementar sus programas de vacunas, pero el desastroso lanzamiento de México se produjo en un momento particularmente malo.

La cifra diaria de muertes por Covid-19 en el país promedió más de 1,000 durante enero, mientras que las camas de hospital, los tanques de oxígeno y los medicamentos para intubación escaseaban. El número oficial de muertos es ahora de más de 166,000, el tercero más alto del mundo.

El colapso del sitio web de la secretaría de salud solo alimentó la sensación de que la respuesta del gobierno fue incorrecta.

“Se siente como un placebo”, dijo Bárbara González, analista política, después de inscribir a sus padres para vacunar. “Llegué a creer que las cosas empezarán a mejorar cuando lo hayan hecho tan mal hasta ahora”.

Registro en internet no considera a toda la población

Los grupos de derechos humanos también expresaron su preocupación de que muchas personas, incluidos los migrantes de otros países y los migrantes internos, no tienen un CURP. “La salud es un derecho humano que no se le puede negar a nadie por ningún motivo, incluida su nacionalidad o situación migratoria”, dijo Erika Guevara-Rosas, directora para las Américas de Amnistía Internacional.

Nydia Mejía

Volver arriba