Violencia física hace a los niños más agresivos

La doctora Carolina Santillán Torres Torrija, doctora en psicología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), indica que se ha demostrado que la violencia física y la humillación sólo logra que en el corto plazo los niños y adolescentes cumplan con cierto orden, pero a largo plazo tienden a ser niños más agresivos.

Otras de las consecuencias de la violencia física son el desarrollo de conductas delictivas y antisociales, los niños experimentan problemas para adaptarse y más probabilidad de desarrollar una enfermedad de salud mental, explicó la supervisora académica de la estrategia Crisis, Emergencia y Atención al suicidio de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Iztacala de la UNAM.

La investigadora señala que el castigo corporal ha aumentado con el confinamiento y la pandemia:

Uno de los retos que ha traído la pandemia es hacer más visible el incremento de la violencia en las familias, ahora tenemos menos escaparates, pasamos más tiempo juntos y se hace más evidente el poco entrenamiento para incrementar las conductas adecuadas y extinguir las no adecuadas.

En México, el Senado de la República anunció la aprobación de las reformas que prohíben explícitamente el uso de violencia física como método correctivo para niñas, niños y adolescentes. Al respecto, Santillán Torres  asegura que es un paso muy importante, sin embargo:

Estas acciones deben de acompañarse de otras, es una gran oportunidad para la psicología de difundir y de aportar tecnología conductual, herramientas y entrenamiento para quienes no tomaron cursos para ser papás, que son la mayoría.

Según un reciente análisis realizado por UNICEF sobre datos oficiales de 17 países de América Latina, las niñas y niños expuestos a castigo corporal severo tienen 2.4 veces menos probabilidades de tener un desarrollo adecuado en la primera infancia, mientras que la exposición a la disciplina violenta aumenta 1.6 veces el riesgo de que una niña o un niño muestre comportamientos agresivos hacia otros niños o adultos.

Nydia Mejía

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba