OMS dará 120 millones de pruebas COVID-19 para las naciones más pobres

La Organización Mundial de la Salud (OMS) y sus socios enviarán 120 millones de pruebas COVID-19 a países de ingresos bajos y medios, entre ellos algunos de América Latina, en un periodo de seis meses y tendrán un precio máximo de cinco dólares por unidad.

La OMS asegura que permitirán expandir las pruebas, sobre todo en zonas de difícil acceso donde no hay laboratorios o personal médico lo suficientemente entrenado para realizar pruebas moleculares.

“Cuanto más rápido se pueda diagnosticar el COVID-19, más rápido se pueden tomar medidas para tratar y aislar a quienes tengan el virus y rastrear sus contactos”, explicó el director general de la Organización, el doctor Tedros Adhanon Gebreyesus.

El director explicó que se trata de una adición vital a la capacidad de realizar pruebas y que es especialmente importante en áreas de alta transmisión.

«La lección más importante es siempre la misma: sea cual sea la intensidad de la pandemia en un país, nunca es demasiado tarde para cambiar el curso de los acontecimientos», dijo este martes el director general de Tedros Adhanom Ghebreyesus, en una columna publicada por el diario británico The Independent.

La OMS subrayó el lunes que la institución está buscando financiación para lograr comprar estas pruebas COVID-19, que cuestan por ahora cinco dólares (4 euros).

Estas pruebas antigénicas son baratas y ofrecen un resultado en 15 minutos. Aunque no son tan precisas como otros test sí pueden ser de mucha ayuda para rastrear contagios, identificar focos y aislar a infectados.

“Los test rápidos de antígenos proporcionan resultados fiables, funcionan prácticamente como una prueba de embarazo”, explicó Catharina Boeme, directora ejecutiva de FIND, una fundación sin fines de lucro socia de la OMS para la entrega de las pruebas de antígenos.

Los exámenes entregarán resultados fiables en apenas 15 minutos, dijo el director general de la OMS en una conferencia de prensa en Ginebra.

El nuevo coronavirus, que ya se ha cobrado más de un millón de vidas en el mundo y ha provocado al menos 33.5 millones de contagios, ha aumentado en muchos aspectos la brecha entre países ricos y pobres.

Nydia Mejía

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba